05 mayo 2009

La Plaza Del Barrio (2)...

" La vida era un Carnaval "


El año empezaba con los calores de Enero y los kiosqueros de la zona, empezaban a exhibir las bombitas de agua en sus vidrieras.


Se avecinaban los carnavales y ahí estabamos nosotros aprendiendo a usar de nuestros hermanos mayores las bombitas de agua.


Habia muchas calidades de bombitas de agua, los simples mortales usabamos las más baratas y hasta nos juntabamos entre 3 o 4 para comprar un paquete y repartirlas por color - siempre salía perdiendo eligiera el color que eligiera - mientrás que los pudientes compraban las "Bombuchas" y los de elite compraban las " Bombuchas Perfumadas".


El nudo de las bombitas de agua era toda una ciencia , había chicos que dejaban los estudios para adentrarse en ese apasionante mundo. Se las podía atar doblemente, atar con "hijito" - que es cuando el nudo quedaba con aire y se formaba otra bombita de agua - , nudo marinero, etc etc.


Había que administrarlas bien y hacerlas durar a lo largo del día. Cuando nos quedabamos sin municiones buscamos en las cercanías de los bebedores vestigios de bombitas sin pico y las remendabamos como podíamos con tal de tener una más.


Aca voy a hacer una confesión que tendría que haber hecho hace tiempo y es que no todas las bombitas estaban llenas con agua.


* Algunas bombitas llevaban mitad aire y mitad agua, lo que producía un rebote en la víctima causando gran dolor y el no tener que sacrificar a la bombita.


* Otras llevaban Arena y después se cargaban con agua, estas bombitas no eran muy comunes. Solo se utilizaban cuando el objetivo era alguna chica o un melenudo al que por aquellos tiempos se lo increpaba con un " Ehhh vos Ricky Martin, Toma!! "

* Las peores de todas - y aca perdonme señoritas lectoras pero tengo que contarlo - eran las bombitas rellenas con pis. - Si, leyeron bien - La técnica se fue perfeccionando con el paso del tiempo.

Todo comenzó cuando al hermano mayor de Bombachita lo emboscaron y empaparon; este juró venganza.
Días después se lo vió ir al baño de la Esso, donde utilizó a modo de preservativo una bombita y al querer llenarla con pis lo único que logró fue salir todo orinado siendo el hazmereir del barrio.

El hermano mayor de bombachita se fue corriendo a su casa casi llorando y prometió vengarse de cada uno de los que lo habían mojado y de los que lo burlaron cuando se había meado encima y así fue...

Volvió un rato más tarde con dos bombitas de lo que todos pensaban que era agua pero no era así, eran bombitas de pis!! Se notaba en su sonrisa perversa que las cosas no iban a terminar bien y así fue.

Cuando las tiró, una no le dió a nadie y la otra se le explotó en la mano, lo que hizo que toda la plaza se ría de ese pobre muchacho.

Un año después, los "bombacha" se mudaron del barrio y nunca más supe de ellos.

**


Nuestros hermanos mayores tenían más astusia y calle que nosotros, ellos utilizaban las bombitas para extorsionar a las damiselas que transitaban las calles de la plaza y a cambio de no mojarlas conseguían algún que otro beso y en algunos casos citas mientrás que algunos grupos de inescrupulosos sin preguntarle a las señoritas que transitaban dichas calles les explotaban las bombitas de agua aprovechando y tocandolas.


A diferencia de ellos, nosotros " Los pichones" corríamos hasta alguna chica y nerviosos, sonrojados y con muchísima timidez procedíamos de la siguiente manera:


Fran: - ¿ Te puedo mojar ?


Chica: No! ¿ Estás loco ?


Fran: Perdón... Ohhhhh


Y volvía cabizbajo con la bombita de agua en la mano que seguramente le iba a tirar a algún amigo o se me iba a explotar.


Para no hacer más extenso doy por terminado aca el posteo de los carnavales en la plaza del barrio, carnavales que no incluyen murga ni nada que se le parezca debido a mis pésimas condiciones como bailarín. Me dolió dejar afuera muchísimas historias de bombitas y mojadas que algún día serán contadas...



11 comentarios:

Lin dijo...

Cuánta nostalgia que me agarró! el olor a bombucha, las bombuchas truchas que se rompian y quedaba el anillito de goma enganchado en la canilla. Con mi hermano preparabamos baldes de agua donde guardabamos las bombitas para que no se explotaran, y una vez que ya habíamos llenado todas cada cual agarraba su balde y empezabamos a tirarnos bombazos. "Atar con hijito" que genialidaaad!, te voy a confesar algo, me costó un huevo y medio aprender a hacerles el nudito a las bombitas, siempre le pedía a mi hermano o a alguno de mis primos que ataran las mias (lo grave es que aún hoy no puedo atar ni un globo jajaja). En casa teníamos patio grande, lo mojabamos todo para poder patinar y entonces cada cual tomaba posición y desatábamos batallas épicas. Cuando nos juntábamos muchos, cada uno compraba un paquete en el kiosco por lo que había como 20 bombuchas por persona. Mis primos más grandes me enseñaban a dejarles un espacio de aire chiquito en las bombuchas para que picara cuando explotará, esas eran las que dolían posta..
Las bombitas de arena eran una crueldad, pero mucho peor las bombitas con pis, afortunadamente nunca fui victima de una. Me rompió el corazón el pobre hermano de Bombachita, ese pibe debe haber crecido con resentimientos hacia la sociedad, sino se hizo asesino serial la pega en el palo.
Todavía me acuerdo un carnaval, yo ya era más grande, tenía como 12 y estaba andando en bici con una amiga. Cuando doblaba en una esquina un montón de pigmeos me acorralaron y me cortaron el paso, no solo me bombearon con todo lo que tenían, sino que me tiraron hasta un baldazo de agua! Andar en bici empapada era complicadísimo jajaja
Qué inocente preguntándole a alguien si la podías mojar! Espero que con el tiempo hayas adquirido algo de picardía y seguido el ejemplo de tus hermanos jajaja
Un éxito el post de hoy, me puso de buen humor!
Gracias Fran!

Ava Gardner dijo...

En mis años mozos, ponele 13...cuando los niñacos (no grandes, sinó borregos) me estaban por tirar una bombucha, les decía:
- Estoy indispuesta... ¿sabés qué significa eso? Que si me mojás me puedo morir...
Los purretes se iban pálidos, pidiendo disculpas, pobres...
Era flor de turra embustera...
Pero con los pibes más grandes terminaba con la bombucha explotada en el orto... fija.

Lin dijo...

jajajaja Ava es grosa eh..
Nunca fui tan perspicaz..

Figo dijo...

yo era de los boludos que se iban al carajo y le tiraban a las minas sin ningun tipo de decencia o compasion...
un pibe barbaro...
el karma despues me lo hizo paga jajaja

genial post! me encanto este tipo de nostalgia!

Isadora dijo...

Las bombuchaaaas!
Toda mis veranos de colonias estaban marcados por estas gomitas que me costaba llenar por dos razones:
1. eramos mil pendejos por una canilla
2. se me escapaba todo el agua o se me explotaba tratando de hacerles el nudo -después aprendí-

A las corridas en el club de turno, que cuando era chiquita era el YPF, club fantasmal si lo hay hoy por hoy, pero qué feliz me hizo.
Desde historias de una familia mala con demonios y bla hasta no repetir los 7 nombres del Diablo en la pileta porque se veia en el fondo la macabra familia. Qué ocurrencia jajajaa
Obviamente cuando jugabamos a encontrar la bombucha en la pileta era todo un desafio que además de hacerme monja con la respiración y los ojos de cloro; cuidado con ver a la familia en el fondo.

Mira Fran, me hiciste feliz.
Activaste los mejores años de mi infancia: esa colonia y sus campamentos fueron lo mejor de mi niñez.
De hecho, segui siempre mirando con cariño la bandera agujereada del YPF desde OBRAS cuando los dirigientes cambiaron de club.

Pepita La Pistolera dijo...

Este si que me llego al corazon eh! jaja Ensima leo tu relato, y claramente confirmo que era de las varoneras. Yo me juntaba con mis hermanos, y con otros chicos del barrio, a tirarle a los colectivos, a la gente que pasaba. Eramos malditos y lo haciamos notar.

Es mas, tenia una canilla que era "la canilla popular". Estaba justito entrando a mi garage y tenia el pico barbaro para llenar las bombuchas, o la marca chota que compremos. jaja Y quedaban todos los elastiquitos enganchados ahi, y anda a saber cuanto tiempo habran quedado en ese lugar.


En fin, le mando un beso grande. Gracias por hacerme recordar mi infancia jaja.

Fran dijo...

Veo que el posteo revivió la nostalgia de muchos y me alegra.
Con respecto a lo que dice Lin es cierto, las canillar eran un cementerio de picos de bombitas de agua rotas y también es cierto lo que dice Pepita, que había canillas con mejor forma para inflarlas.
**

El secreto de la bombita de pis era orinar en una botella de plastico y poner la bombita en el pico y al apretar la botella la bombita quedaba inflada. 100% higiénico y saludable... que idóneos que eramos

Directora de Orquesta dijo...

Que linda historia!!!!!
Sabés que siempre pensé que las bombitas rellenas con pis eran un mito urbano
Y ahora veo que no. Dios mío. Niños crueles!!!!!
besos enormes

natxus dijo...

Pichones de asesinos seriales los "Bombacha"

A un paso de recrear Bowling for Columbine...

Fran dijo...

Ya que estoy contando " Canibaladas" no puedo omitir el día que bombardeamos un 24 que venía de Villa Del Parque por Apolinario Figueroa y se bajaron 10 pibes de unos 18 años a corrernos (nosotros teníamos 12) y tuvimos que correr más de 8 cuadras con los pibes atrás.

Tampoco puedo dejar el salvaje dato de que en invierno, cuando hacía mucho frío prendíamos fogatas en la plaza. Fogatas con todo lo que había al alcance, ramas, plásticos, botellas, papeles y nunca nadie nos dijo nada. Recien ahora entiendo porque todos nos miraban.

[ D a n i e l a ] dijo...

Cuántos recuerdos, che ! :(